Prioridad social en la movilidad

Apostar al automóvil en los accesos a los a los centros metropolitanos es una medida ineficiente y contaminante, además de socialmente regresiva.

Existe un claro consenso en que es necesario mejorar sistemáticamente el transporte público. La evidencia internacional demuestra que apostar al automóvil en los accesos a los centros metropolitanos es una medida ineficiente, contaminante, generadora de rupturas urbanas y degradadora del espacio público, además de socialmente regresiva.

Varias ciudades consideran que la solución pasa por una política de regulación vía la reducción de calzadas, mejora del transporte público y regulación del estacionamiento. Otras van más allá: Singapur, Estocolmo y Londres han creado una tasa a la congestión con la que se financia el transporte público.

Columna Clarín

*foto correspondiente a la nota de Clarín 17/06/19